Le seguian llamando Trinidad

portada - le seguian llamando Trinidad Podría decirse que es la segunda parte de la película “Le llamaban Trinidad”, aunque no parece que tuviera continuidad en el tiempo, sino que mas parecen dos capitulos de una serie televisiva de esas que comienza y acaba la historia en cada capítulo.

 Estrenada en 1972, al año siguiente de la anterior. En ella, los dos hermanos interpretados por por Bud Spencer y Terence Hill, se dedican a ejercer de ladrones, pero finalmente acaban pareciendose a Robin Hood, robando a los malos para ayudar a los desfavorecidos y maltratados habitantes de una región del oeste. Da igual que sean una colonia de mormones que una congregación religiosa de frailes.

 El encuentro de ambos hermanos en casa de los padres y las circunstancias familiares, permiten entender un poco la forma de ser de los hermanos y su particular idiosincrasia. La forma ejemplarizante de castigar a todos los ladrones malvados y todos aquellos que abusan de los demas. El hecho que ellos sean unos ladrones “buenos”, hace que se distingan de todos los otros ladrones que aparecen en la película.

 Haciéndose pasar por agentes de la ley, buscan los beneficios conseguidos por una serie de malvados personajes, como si quisieran aplicar aquello de “quien roba a un ladrón…”. Por el camino, ayudan a una familia con una hermosa hija y un pequeño con problemas estomacales.

 Le voy a dar una puntuación de 6,0 sobre un máximo de 10, un poco menos que la primera, ya que es un poco mas de lo mismo que vimos en la otra, a pesar de ello, es divertida y se puede pasar un buen rato viendola.

Le llamaban Trinidad

Le llamaban trinidad - cartel Podría decirse que es la película que dio fama al tándem formado por Bud Spencer y Terence Hill. A partir de ella, ambos actores compartirían protagonismo en muchas producciones cinematográficas. Uno como bonachón grande y fuertote y el otro como astuto, hábil, enamoradizo y con buenas intenciones.

 Estrenada en 1971, es una comedia spaghetti western en donde dos hermanos muy hábiles con el revolver, se reencuentran y el hermano pequeño se entera que el mayor está ejerciendo de Sheriff del pueblo y decide convertirse en su ayudante para echarle una mano con el “malo” del pueblo.

 Hay una congregación que esta siendo atacada continuamente por bandidos y los dos hermanos intentan ayudarles para que no abusen de ellos.

 Le voy a dar una puntuación de 6,5 sobre un máximo de 10, divertida película para la época en la que se realizó. Hoy en día, con tanta acción y efectos especiales, quedaría bastante desfasada, pero eso no impide que si se sabe que tipo de película se va a ver, se pueda disfrutar de una tarde distraída.