Comida, especulación y tensión social

aumento comida basica Según un reciente estudio, cuando a las personas se les disminuye la comida o se les aumenta el precio por ella, de forma que con el sueldo que tienen, no les llega para comer decentemente, las poblaciones tienden a las revueltas.

 No hay que ser un genio para saber esto. La revolución rusa y la francesa tuvieron ese comienzo, pero la primavera árabe tuvo el mismo principio y las que han ido llegando en estos últimos tiempos, tienen la misma pinta.mercado futuros comida

 La especulación que antaño se hacia con el ladrillo, ahora se ha desplazado al mercado de futuros de la comida y el oro. Hay quien incluso llega más allá y ha comprado trozos de glaciar para no quedarse sin agua dulce.

 Que los gobiernos deben controlar la especulación alimenticia, es algo que a cualquier economista no es posible que se le pase por alto. Pero si el economista responsable de poner en cintura a los especuladores, en vez de ello, el conocimiento lo usa para especular el también, no se da cuenta de lo que está haciendo.subida precios comida

 Cuando la comida sube, sube para todos. Cuando al labrador le obligan a trabajar con márgenes muy bajos, usa productos de alta rentabilidad pero dañinos para la salud, con lo cual los propios que especulan se están comiendo en cada comida, la propia enfermedad que generan. Lo lamentable del caso, es que los demás también lo estamos haciendo y ese coste en salud, inasumible según el gobierno, esta provocado por la propia desidia de gobernantes y la criminalidad de los especuladores.subidas precios

 El incremento de tensión social, tampoco favorece a nadie, los radicalismos se exacerban y cualquier chispa, por nimia que sea, hace saltar por los aires toda la ira y tensión contenida. Cualquier simple tema puede provocar una debacle: el aborto, la salud, la corrupción, la violencia policial, los toros, los impuestos, la religión, etc.

emigracion española Desgraciadamente, muchos de esos temas se están produciendo cada día y si no ha ocurrido nada, es porque la mayor parte de la población, es algo más sensata que hace un par de siglos y desde luego, bastante más que sus gobernantes. Hay bastantes que no se quedan a luchar por sus derechos en su país, porque lo consideran tiempo perdido y se marchan a vivir, trabajar y mejorar un país ajeno ante la incomprensión del suyo propio.

 Mientras tanto, los dioses siguen haciendo de las suyas y enfrentan a creyentes contra laicos y a dibujantes contra administraciones, creyentes e intransigentes de cualquier raza, color o etnia.

 Mundo de absurdos.

 

Héroes anónimos

heroes ¡Se necesitan héroes!

 Seria un buen anuncio para reclutar a esas personas que en los tiempos en que la humanidad en su conjunto o aquella de una determinada zona, ha padecido grandes desgracias, se han ofrecido de forma altruista y desinteresada para ayudar a su prójimo sin esperar nada a cambio.

chapapote y salud Aquellos que ayudaban a emigrar a los perseguidos por los nazis o el dictador de turno. Aquellos que pagando el viaje de su bolsillo iban a ayudar a los afectados por un terremoto o a limpiar el chapapote de las costas gallegas aun a riesgo de su salud. Aquellos que acogieron en sus casas y dieron de comer a refugiados, inmigrantes, desahuciados.

soy mileurista Hoy en día hay héroes que mantienen a su familia y su vivienda con bastante menos de 1000 euros que les pagan por semanas laborales de hasta 60 horas y a pesar de ello pagan sus impuestos y los recibos de la luz, el agua, los gastos comunitarios y con un poco de suerte hasta la gasolina y el seguro del coche.

 Es a esos héroes a los que se les subió el IVA al 21%. Es a esos héroes a los que se les niegan los medicamentos cuando están enfermos, es a esos héroes a los que se les quita la prestación cuando la gestión económica del país, de la banca o de la propia empresa donde trabaja, la lían parda y “lo sentimos pero se queda sin trabajo”. Es a esos héroes a los que algún político/a con menos criterio que una alpargata, hacia alusión cuando decía “que se jodan” sin pararse a pensar que era gracias a esos héroes anónimos que tenia su sueldo y podía circular con escolta y coche oficial sin gastar un duro de su bolsillo.parados y corruptos

 No nos equivoquemos, el dinero no crece y disminuye como quieren hacer creer los economistas en eso que llaman “los mercados”, ante todo, porque “los mercados”, no existen fuera de esos lugares donde vamos a comprar verdura, carne y pescado. Lo que hay son una serie de personajes que en la bolsa deciden que esto vale más o menos que ayer, cuando en realidad vale lo mismo y ello no puede ser superior en ningún momento al valor de sus posesiones, pues lo demás es el producto producido.

funcionarios improductivos. Es este producto producido el que da el valor al dinero y es por ello que alguien que cobra un sueldo sin producir un producto, debe ser mantenido por el esfuerzo realizado por otra persona productiva. El comercial, el gerente e incluso los administrativos de una empresa, pueden cobrar gracias al trabajo productivo de los que fabrican los productos.

 Puede que a alguien le venga a la mente lo estudiado en el colegio sobre el sector primario, secundario y terciario (o servicios). Los políticos medran mejor cuanto mas grande se vuelve el sector servicios, pero el sector terciario no puede existir si los sectores primario y secundario no existen o se les condena a ser héroes para subsistir y a mantener con su esfuerzo todos los sueldos del personal no productivo.

sueldos millonarios Se necesita una mayor igualdad de oportunidades económica y social para que todos podamos contribuir de forma similar a los gastos que conlleva nuestro sistema administrativo, al mismo tiempo, el personal que gana a partir del 300% de lo que ganan nuestros héroes, deberían replantearse de donde ha salido su dinero y que tendrían que hacer con el.

 Nota aclaratoria: Antes de que alguien lo diga, ya se que en el sector servicios tambien se fabrican algunos productos, pero en aras de sintetizar y con tan breve espacio, no puedo dedicarme a hilar tan fino. Como conozco la naturaleza humana, me adelanto al comentario del puntilloso de turno.