Tenemos un problema

mundial España ¡Houston… tenemos un problema!.

  Sería una buena forma de comenzar esta entrada. Con el mes de agosto a la vuelta de la esquina, resaca mundialista y con la estirpe política empeñada que España no es Grecia porque tenemos mas industria y mas empresas importantes a nivel internacional, vamos a entrar en un mes inhábil para cualquier cosa.

la pasta es la pasta.  Mientras, los pocos trabajadores que continúan trabajando y pagando sus impuestos, ven reducido sus salario a veces hasta en un 50% “porque la cosa esta muy mal” o “es culpa de la crisis”. Mientras, los diferentes organismos estatales suben los impuestos y bajan prestaciones y bienestar que evidentemente lastiman mas a quien menos tiene. La privatización paulatina de medicamentos y atención medica, las subidas en la contribución y la basura y el cierre de plantas completas de algunos hospitales son algunos de los indicadores.

y el paro  Pero no solo el estado, las grandes empresas también suben el precio de productos como la electricidad, el agua y el gas, escudándose en la subida de impuestos y en el aumento de gastos a pesar de haber recortado en personal.

  Finalmente, por si esto no fuera poco, los bancos, originadores de todo este caos, son los que reciben el dinero del estado y como no lo consideran suficiente porque no ganan el dinero de antes, comienzan a cobrar por cosas que antes no cobraban y aumentan las comisiones que ya existían, pero… ¿acaba ahí la cosa?. ¡No!, las grandes fortunas sugieren a los gobiernos que para ahorrar, deben convertir los bancos y cajas en macroentidades, de forma que (según afirman), tengan menos castos y se capitalicen y al mismo tiempo (esto no lo dicen), sean más fácilmente dirigibles desde los puestos de poder fáctico. El resultado, las ventajas que pudiera disfrutar una persona de tener sus dinero en una caja de ahorros, ahora desaparece al convertirse en entidades tan ávidas de dinero y especuladoras como los bancos.Cientificos emigrantes

  Mientras, hemos tenido que ver por televisión durante toda la eurocopa, un anuncio que nos decía que “entre todos, podemos”. Lastima que ese “todos” siempre seamos los mismos y lastima de dinero del anuncio que hubiera podido servir para mantener la sanidad o las prestaciones a los jubilados mas desvalidos.

Ciclos economicos  El avance tecnológico, mas vale no tocarlo. Se han perdido investigaciones que llevaban mas de 18 años en marcha y han tenido que emigrar casi el 20% de nuestros científicos llevándose consigo todas las investigaciones en las que trabajaban. Algunos de los que volvieron cuando la economía iba bien, se han encontrado ahora en la calle y sin trabajo.

 Cuando de aquí tres años, cambie el ciclo económico y comience a haber algo más de trabajo, encima tendremos que escuchar a los expertos en el tema que fue debido a que se aplicaron las medidas correctas.

  Pero para aquel entonces, ya casi dará lo mismo. Los efectos de la incompetencia de unos y la desidia de otros acabara habiendo destruido todo un tejido empresarial e industrial que nos había costado mucho crear en estos últimos 40-50 años.

Los precios del Euro y el sueldo

Incremento del euro. Que nos la dieron con queso al entrar en el euro, no es nada que a nadie sorprenda, el primer año ya estaba claro que el precio de los productos había aumentado mucho mas que los salarios y que el IPC se veía con una claridad meridiana que era falso que fuera un baremo de los precios de una serie de productos básicos, sino que se usaba un valor que se adaptaba según interesaba para no aumentar los salarios pero aumentar los beneficios (cosas de la economía).

 Hubieron cosas que en los primeros cuatro meses del cambio de moneda, ya demostraron la tendencia que seguirían todas las demás cosas, por ejemplo, correos llego a aumentar en 4 meses un 51% sus precios y en menos de un año el pan había subido hasta un 24% de media. Esta tendencia, sufrida por todos los productos, desde alimentos a periódicos o coches, fue constante hasta el inicio de la crisis, momento en el cual, alguno de los productos que tenían sus precios hinchados artificialmente, no tuvieron mas remedio que bajarlos; esto ocurrió con la vivienda y los vehículos, a pesar de ello, la cesta de la compra, en 10 años tuvo un incremento de un 48%, mientras que el IPC que teóricamente debe basarse en esos datos, solo se incremento un 32%.subida salarial

 Pero no acaba aquí la cosa, en el periodo 2002-2009, el incremento del IPC fue de un 22,7% mientras que el salario medio solo subió un 13,7%, esto hace que la diferencia entre los salarios reales y la cesta de la compra tenga un desfase de 28,69%, pero para que nos hagamos una idea de lo que esto significa, el incremento acumulado (no el salario, solo el incremento), debería aumentar un 248% para alcanzar al incremento de la cesta de la compra.

sueldo e IPC Puede que alguien no haya captado la diferencia, pero se lo explico de forma sencilla: Si yo cobro 100 euros y me bajan un 50% el salario, me quedo con 50 euros, pero si quiero volver a recuperar el salario antiguo, no me lo deben incrementar un 50%, pues en este caso solo tendría 75 euros, sino que tienen que aumentármelo un 100% para que pueda volver a cobrar los 100 euros iniciales. Este sistema de rebajar “un poco” o de “ya aumentaremos cuando se pueda”, usado en empresas y gobiernos, crea un acumulado negativo, que al unirse con otro aumento, debería incrementarse al acumulado y es algo que ninguna empresa (que yo conozca) hace a menos que se la denuncie judicialmente.

 Esto no es todo, en la próxima hablaremos un poco de la banca y sus desaguisados.