Reciclaje antiguo y moderno

Segis y Olivio traperos de alivio  Extraña cosa el tratamiento del reciclaje. Antiguamente por las calles de pueblos y ciudades habían unos personajes llamados traperos que te compraban las botellas de cava vacías, trapos viejos y chatarra. Ellos debían de sacar algún dinero, porque en caso contrario no harían el trabajo y encima te pagaban algo. También podía ir cualquier persona a una trapería para vender papel o cartón, es más; muchos chavales con pocos recursos lo aprovechaban para conseguir algo de dinero.

  Hoy en día sucede al contrario, ademas de tener que preocuparte tu de separar las cosas, encima te cobran para que esas cosas se reciclen encima que las das gratuitamente y por si fuera poco, hay empresas que en vez de reciclarlas, se dedican a quemarlas o esconderlas, con lo cual todo lo que les pagan los ayuntamientos, es limpio de polvo y paja.reciclaje de papel y carton

  Si tuvieran que pagar de su bolsillo la materia para reciclar, puede que se esmeraran por cumplir con su trabajo, pero parece que las ayudas que les llegan de diferentes gobiernos o entidades, desvirtúan la idea general de para que sirven los centros de reciclaje.

  La pregunta de si los sistemas de reciclaje actual son efectivos y realmente consiguen disminuir la cantidad de materias primas consumidas o por el contrario solo sirven para quedar bien con el gran publico, sacar dinero al contribuyente y para que unos pocos se embolsen una gran cantidad de dinero en una cuestión francamente preocupante.

  El planteamiento para un correcto reciclaje debería pasar por evitar la obsolescencia y el prematuro envejecimiento de los productos. Por ejemplo que las neveras, lavadoras, lavaplatos o cocinas pudieran duran 30 años o mas. Que las impresoras fueran fácilmente reparables y duraderas en vez de durar poco mas de 1000 hojas o tres años.

sin obsolescencia programada  Todo aquello que en nuestra vida debemos de cambiar mas de tres veces debería ser revisado con lupa, pues significa un grave desgaste para nuestro planeta. Simplemente podemos multiplicar por tres la cantidad de personas sobre la superficie terrestre y nos daremos cuenta de la cantidad de recursos necesarios para mantener un ritmo bastante mas conservador que el actual para un simple electrodoméstico o un vehículo como un coche.

  ¿Seremos más consecuentes en el futuro?

Extrapolando Conclusiones (II)

herramientasPost Original 30-08-07

–>Viene del post anterior.

Vamos a continuar donde nos habíamos quedado, centrándonos en una profesión. Vamos a elegir la de fabricante de herramientas – cuchillos, hachas, buriles, etc. – Vamos a descartar que fabrique también armas, para poder sintetizar más.herramientas edad de hierro

Para que una persona pueda ganarse la vida como fabricante de herramientas, significa que alguien este dispuesto a comprárselas o cambiárselas como mínimo por comida. Vamos ha hacer un primer supuesto, y es que las herramientas duran toda la vida de una persona. Si todas las personas de un poblado, necesitan tres tipos de herramientas a lo largo de su vida, suponiendo un poblado de 100 personas, vendería como máximo 99 x 3 = 297 herramientas (¡si!, he descontado a el de la cuenta de los pobladores). Esto significa que en toda su vida laboral, no le serviría de nada hacer más herramientas y además, debería vender estas a un precio que le permitiera vivir durante toda su vida si solo se dedicaba a eso, 297 herr. / 50 años de vida laboral = 5.94 herr. al año… Este precio sería demasiado caro y además las herramientas no duran una vida, así que vamos a hacer que haya que comprar cinco herramientas de cada en la vida de cada persona, esto son… 297 x 5 = 1485 herramientas. De esta forma tendría que fabricar 1485 / 50 = 29.7 herramientas al año, o lo que es lo mismo 2.47 herramientas al mes.

obsolescencia programada Llegados a este punto ya se comienzan a vislumbrar una serie de consecuencias directas…

-Si no existen más personas, la solución es que duren menos las herramientas, o que sean tan baratas que no valga la pena repararlas cuando se averíen o rompan (esto último tiene un coste considerable en cuanto a recursos y materias primas). Si quiere ganar más tiene que venderlas más caras o fabricar más cantidad. Si las fabrica más caras no venderá tantas, por lo tanto necesita fabricar más cantidad.Generando necesidad

-Aquí nos encontramos con que en la isla se han formado dos grupos más de habitantes. Esto significa comercio y más gente a la que vender, pero… ¿que ocurre si en los otros grupos ya existen sus propios fabricantes de herramientas?. Aquí aparece la competencia. Las tácticas para vender sus herramientas, pasarían por: (1) demostrar que son mejores que las del otro fabricante, (2) venderlas más baratas, (3) hacer creer a la gente que tus herramientas tienen algo o están hechas de una forma que es especial, y que las herramientas del otro no tiene.

coste en tecursos naturales -Pero hay un hecho que se nos olvidaba, y es que por rápidas que se rompan y por baratas que se vendan, llegamos a un extremo que no es posible vender más porque el mercado esta saturado (si no hemos acabado antes con las materias primas) y que cada persona solo tiene a la vez un máximo de tres herramientas. Llegados a ese punto, el fabricante de herramientas, que es muy astuto, crea una necesidad ficticia, haciendo creer que la posesión de más de una herramienta del mismo tipo es un símbolo de riqueza (a eso no nos podemos resistir). A partir de ese momento, ya no hay problema, el que tiene dos, quiere cuatro, y el que tiene veinte, quiere cuarenta.

-Como hemos dicho antes, esto tiene un coste en recursos naturales y costes de elaboración: Agua que se contamina, combustible que se quema, elementos de hueso, metal o madera usado para realizarlo… que no son nada despreciables, y que a la larga no conseguimos que se recuperen debido al uso exponencial que hacemos de ellos (sobreexplotación).

–>Continuará en el siguiente post.