Problemas y programas imprescindibles

iTunes Hace algún tiempo estuve leyendo las diferentes opiniones de una encuesta bastante interesante, en donde se preguntaba cuales eran los programas que mas detestábamos y que, sin embargo; no podíamos pasar sin ellos. Mi opinión coincidía con la mayoría de las opiniones expuestas, visto lo cual me llevo a preguntarme si era una consecuencia o al contrario, era una premisa básica, que cualquier programa útil conllevara un odio implícito hacia su uso.

 Habían programas conocidos por casi todos los que diariamente usan PC o Mac y al mismo tiempo tienen algún dispositivo móvil. Entre ellos estaban:

  • iTunes. Aquí hubo mucha discusión entre los que usaban Windows y los usuarios de Mac.Antivirus

  • Antivirus. Necesarios pero odiosos por ralentizar el sistema y comerse memoria.

  • Adobe Reader. Se ofrecieron soluciones alternativas para evitarlo.

  • Flash Player. Atestiguando el “cuelgue” del ordenador gracias a su uso.

  • JDownloader. La queja habitual es que se come los recursos.

  • WhatsApp para WP7. Imprescindible pero funcionando mal, por lo visto mejorando en las ultimas versiones.

  • Internet Explorer. Por lo menos hasta la versión 8. La 9 habrá que probarla más.JDownloader

  • Otros más como Windows, Office, Messenger, Autocad, etc.

 Hubo quien en un alarde de ingenio, colocó entre todo este software, el programa largo de su lavadora. Evidentemente odioso por el tiempo pero imprescindible según que tengas que lavar.

 Destacado por la cantidad de comentarios, fue el iTunes en entorno Windows, yo también lo he sufrido y entendía perfectamente las quejas expuestas.

 Otros programas de menos uso también aparecían, pero por lo visto, eran menos los que teníamos que sufrirlos. Programas editores de gráficos tan simples “Paint” o similares son fuentes de quejas y dolores de cabeza.

WhatsApp Es evidente que aquellos programas que usamos, son los que nos causan problemas. Aquellos que no usamos o no conocemos, es difícil que nos puedan dar motivo de queja. Por este lado, parece que los problemas son consecuencia de usar el programa.

 Por otro lado, si usamos un programa, es porque encontramos en el una serie de ventajas o que no existe en el mercado otro programa de esas características, por lo tanto los problemas que nos pueda dar, son inherentes a nuestra elección del programa usado y por lo tanto corresponderían a la premisa básica de la elección y no de la consecuencia de usarlo.

 ¿Qué opináis?, ¿el problema es el origen o la consecuencia?.

El “Fantastico” Alberto (toma 3)

El inefable Alberto me volvió a llamar por una pequeña duda.

  • Hola, veras, tengo una duda… ¿mi ordenador tiene una cosa que se llama mesencher o algo así?.
  • Supongo que si, el Vista que es el que tu usas, suele llevarlo instalado.
  • Y… ¿Donde está?.
  • Bueno, para encontrarlo ten en cuenta que si intentas buscar algo de el, se llama “Messenger” con dos “eses” y los de Microsoft lo instalan en Windows Live.
  • Vale y eso para que me sirve.

De momento me quedo pensando… tiene razón. Explicarle esto a otra persona, probablemente le serviría de algo, pero decirle esto a el era hablar por gastar saliva.

  • Vale, ve a inicio y busca Windows Live Messenger, si no lo encuentras ahí, ve a todos los programas, y dentro de ahí…
  • ¡Eh! ¡espera!, ¡espera!… ¿tu te crees que yo soy informático?. A ver paso a paso, despacito y dime donde está cada cosa.

Respiro hondo… suspiro …. suspiro … me tranquilizo un poco.

  • Bien, mira a la parte inferior de la pantalla, veras que te aparece una barra con un montón de iconitos pequeños a la derecha. Si miras a la izquierda de la barra, veras un circulo que dentro contiene el logotipo del Windows, que por cierto y antes de que me lo preguntes, es una bandera dividida en cuatro colores.
  • Hombre, tampoco soy tan torpe, eso ya lo sabia.

Me quedo con ganas de contestarle, pero sigo…

  • Bueno pues picale encima con el botón derecho del ratón, entonces te abrirá una lista en la que debes buscar Windows Live Messenger. ¿Esta ahí?
  • Si.
  • Vale, pues ya lo tienes, pulsa encima y ya esta.
  • Si, pero me pide una cuenta de no se que Live.
  • Vale, ¿tu tienes correo de hotmail?.
  • El e-mail.
  • Si, eso.
  • Si, claro, me cree la cuenta el otro día.
  • Vale, pues ahí tienes que introducir el correo y si te pide una contraseña, es la misma que el correo.
  • ¡Ahhhhhhhhhh!, vale gracias. Lo pruebo y luego te llamo.

Cuelgo y me quedo un momento pensando… la duda me corroe, pero si le digo algo, se pensara que lo tengo por idiota, así que espero a que llame.

Al cabo de mas de media hora me llama todo enfadado.

  • Oye es mentira, no me sirve la cuenta de correo, dice que no existe.

Suspiro un momento. Seguro que mis temores eran ciertos…

  • Perdona, ¿me puedes decir tu dirección completa de correo?.
  • Pues claro, es albertoxxxxx@terra.es
  • Muy bien… ¿tu sabes lo que es una cuenta de hotmail?.
  • Una dirección de e-mail me habías dicho.
  • Si, pero la tuya es de terra, no de hotmail.
  • ¿Y eso que tiene que ver?

Me entran unas ansias asesinas increíbles, pero tengo que calmarme. Bastantes estrés tengo hay en el trabajo, como para tenerlo en mis ratos libres.

  • Alberto, ¿alguna vez te he enviado un poquito mas allá de a tomar p’ol saco?.
  • ¡Eh!, no te pongas así, que el que lo explicas mal eres tu.

Encima aguanta eso.

  • Vamos a ver alma de cántaro, create una nueva cuenta de correo en hotmail o Windows Live, como prefieras llamarle. Esta vez acuérdate de la contraseña que le pones, no te pase como la otra vez y con ese usuario y contraseña podrás acceder al Messenger. ¿Lo tienes claro?.
  • Si, pero si tengo ya un e-mail, ¿me dejara crear otro?.

Ahí me pase casi veinte minutos ayudándolo a darse de alta en el correo, enseñarle como se entraba y finalmente conectando el Messenger.

Por cierto, luego me entere que lo quería porque su colega del trabajo le dijo que podían hablar por el en el chat.

Pero esa ya es otra historia.