Tag Archives: juez

El cazo y la caza

lingüistas Siendo aún un tierno infante, mis profesores nos enseñaban que la lengua era una cosa viva. Que la academia de la lengua daba como buenas las palabras que debido a su uso común a lo largo del tiempo, se habían establecido en nuestro léxico. Un ejemplo ha sido la palabra álgido, que ahora significa culminante, cuando originalmente significaba justo lo opuesto.

  He aquí que un buen día, alguien con toda la buena fe, supongo; comenzó a pensar que para que hubiera igualdad, el léxico debiera equipararse para ambos sexos y los nombres de las profesiones cambiaron su habitual nombre para confusión de los mortales (y “las mortalas”).Lengua

  Que se quiera usar “ciudadanía” en vez de “todos los ciudadanos”, me parece bien si me dejan usar las dos. El hecho de hablar de becario-becarios y becaria-becarias está bien para definir a la persona-grupo de un sexo determinado, aunque para todo el conjunto de ellos y ellas yo los llamare los becarios (y punto), lo de personas becarias lo usaré cuando su contexto sea apropiado. Lo mismo para profesores, maestros, escritores, lavanderos, cocineros, ministros, doctores etc.

 normas Pero hay cosas que me chirrían al alma. Aunque este admitido juez y jueza, me cuesta no decir el juez y la juez, pero ya se me rompen los esquemas cuando se habla de “el cartero” y “la cartera”, obligando a un femenino que incita a la confusión al haber dos cosas habituales con el mismo nombre. Se asemeja en mi mente a hablar de “el cazo” y “la caza” que nada tienen que ver si no se cocina el caldo de una dentro del otro.

  A pesar de vivir en una épocas con poco sentido común como el que vivimos, se debería recordar a aquellos que intentan establecer estas normas: Que no se metan en jardines, que dejen a los lingüistas hacer su labor y que aprendan el uso de la lengua que por lo visto tienen olvidado.

Garzón y el doble rasero

Juez Garzón El artículo 24.2 de la constitución nos habla de la presunción de inocencia, mientras que en el 18.3 de la misma, garantiza el secreto de las comunicaciones salvo resolución judicial. Por otro lado, el articulo 11.1 de la ley orgánica 6/1985, de 1 de julio, del poder judicial, dice: “En todo tipo de procedimiento se respetarán las reglas de la buena fe. No surtirán efecto las pruebas obtenidas, directa o indirectamente, violentando los derechos o libertades fundamentales.”

Juzgados-Camps El caso Gürtel y sus consecuencias para el juez Garzón derivan en su mayor parte de la consecuencia de lo implícito en ellas, pues se considera que todas las pruebas extraídas a partir de las deducciones de una prueba ilícita, quedan automáticamente invalidadas por contaminación directa, que es como decir que si gracias a una escucha ilegal se encuentra un alijo de droga, este no debería ser buscado ni sus traficantes detenidos.

Juzgados-Camps2 Que inhabilitar y desprestigiar al juez Garzón estaba en la mente de personajes importantes e incluso de sus propios colegas, no era un secreto para nadie, pero es al menos curioso el doble rasero usado.

 Cuando el Sr. Camps fue a los juzgados, la policía obligó a toda la gente que fueron a protestar, a situarse al otro lado de una calle bastante ancha, por la cual, el propio Camps o sus amigos (pues fué permitido por la policia) hicieron pasar constantemente por delante de la gente, los mismos autobuses dando vueltas para que en los medios de comunicación no se vieran a las personas protestando. Se me ocurre que eso implica un delito por favores en beneficio propio (no remunerativo). Aquí hablamos ya de codigo penal.Juzgados-Camps3

 Otra muestra es el apartado de la ley de economía sostenible (ley Sinde), en la cuál habla de las comunicaciones e infringe los dos artículos de la constitución citados al principio. Si a ello sumamos el articulo 14 de la constitución que habla de la igualdad ante la ley… ¿No debería inhabilitarse a los ministros que han votado esa ley anticonstitucional así como los que en su día votaron el canon digital?.

 El doble rasero implica doble moral. Algo demasiado común en los tiempos que corren.