Las alcantarillas del poder

Portada de las alcantarillas del poder Aunque de la crítica de libros se encarga Dominó, no he querido dejar pasar la ocasión de hacer un comentario de este libro que acabo de leer.

 Libro editado por La esfera de los libros, su autor, Fernando Rueda nos presenta un libro interesante a la par que curioso que nos muestra en forma de pequeños relatos, algunos de los movimientos y servicios realizados por los servicios de inteligencia españoles.

 Había leido hace ya algunos años el libro “Yo entré en el Cesid” de Pilar Urbano, en el cual pude leer comprobar que la historia de España seguramente hubiera sido bastante diferente de no estar el Cesid en el meollo de la transición y mucho después de ella.Fernando Rueda

 En cambio en el libro de Rueda se intenta comprimir en tres o cuatro paginas, muchos de los casos en los que se ha visto envuelto el SECED – CESID – CNI. Explicando lo interesante del caso y la resolución del mismo en caso de existir. De esta forma se narran 100 casos sin llegar a extenderse en ellos. La lectura nos lleva a dilucidar cual es el trabajo del día a día de nuestro servicio de inteligencia.

placa CNI Las descripciones de los casos son comedidas y no consiguen hacernos ver todos los efectos laterales de los servicios, como son el espionaje interno a elementos como sindicatos, partidos políticos, empresas o asociaciones privadas de personas de cierta relevancia, así como su implicación en los bloqueos e interceptación de las señales de móviles en las manifestaciones o la infiltracion para desbaratar y desprestigiar huelgas como las del 15-M o las de controladores aéreos, según parece “por el bien del pais” (lease gobierno de turno) que no ” por el bien de sus habitantes”.

Google CNI  Los informes acumulados de dirigentes y altos cargos de empresas publicas y privadas son norma habitual en “La Casa”, escudándose en que la fusión o compra de estas empresas por capital extranjero puede dañar la economía de la nación. Bajo estas premisas debiera ser imposible que se presentaran casos de corrupción como los que aparecen cada cierto tiempo por políticos, alcaldes, y demás personajes públicos, en cambio estos no se cortan de raíz “por el bien del país”. Tampoco deberían haberse producido la crisis en los bancos, pues sus transacciones internacionales debían ser vigiladas por el CNI. En cambio si que tienen información sobre el elemento incomodo de turno a pesar de ser democráticas sus acciones, de forma que puede “invitarsele” muy educadamente a abandonar sus acciones o pretensiones.

 En definitiva, buen libro, buenos datos, estupenda investigación con opiniones muy suaves, comedidas o inexistentes.