Usando LinkedIn

LinkedIn A resultas de una petición que me hicieron, tuve que crearme un perfil en LinkedIn. Debido a la sorpresa que me causaron algunas cosas que vi, he decidido crear una entrada sobre ello.

 LinkedIn, de entrada tiene dos particularidades claras: Por un lado no tiene vocación universal, es decir, no es para todos. Aunque tenga algunas opciones que con la cuenta gratuita tienes suficiente, hay muchas mas que solo puedes encontrar en la opción de pago. El hecho que cuando te das de alta, directamente te preguntan por la o las universidades en las que has estado y las fechas en las que estuviste o estas actualmente, da una sensación de elitismo que deja claro a quienes se orienta esta red.contactos Linkedin

 Por otro lado, el que te pidan tu dirección de correo y la contraseña para acceder a el, me dejo descolocado. En pocas palabras, no puedes introducir tus contactos manualmente en una lista si no que estas obligado a dar la contraseña de tu correo a unas personas (empresa) que no conoces todavía para que capturen toda tu lista de contactos y lo que les parezca oportuno.

 Lo más extraño es que una red dedicada a universitarios y profesionales a los cuales se les insiste mucho sobre el tema de la seguridad en internet, lo primero que se les pide para darse de alta es la contraseña de un correo en el que puede que tengas todos tus enlaces familiares. Llámenme desconfiado si quieren, pero esto no son los USA y nos gusta tener separadas nuestras parcelas de privacidad.

Linkedin introducir foto De forma todavía mas asombrosa, los correos admitidos, son algunos que permiten cuentas gratuitas como Hotmail, Gmail y similares. Siendo que la mayoría de empresas y profesionales tienen sus servidores de correo propios y los mencionados anteriormente se consideran poco profesionales, es cuanto menos sorprendente que no se puedan introducir contactos manualmente.

 La introducción de la foto también fue complicada, pues después de introducir una foto, se supone que debías ajustar el marco y aceptar la foto. En cambio al presentarla en una ventana sin barras de desplazamiento, si ajustabas la foto, no podías acceder al botón de aceptar y si dejabas visible el botón de aceptar, no podías ajustar la foto. Posiblemente si hubiera tenido un monitor de 21” o superior, no hubiera tenido problemas, pero considero poco profesional una página que no tiene en cuenta los diferentes tamaños en los monitores y los diferentes navegadores y si esa pagina se dirige a profesionales, entonces lo considero francamente lamentable y no amigable de cara a aquellos que van a usarla.

 Las explicaciones a las entradas de datos y la guía en la distribución de los mismos es muy pobre y hasta que llegas al final, no te das cuenta que debes cambiar cosas de lugar para que el que entre al perfil no se encuentre con un batiburrillo de datos.

 Francamente me sorprende que sea esta web la que las empresas usen con más frecuencia para contactar con profesionales de su medio.

El “Fantastico” Alberto (toma 3)

El inefable Alberto me volvió a llamar por una pequeña duda.

  • Hola, veras, tengo una duda… ¿mi ordenador tiene una cosa que se llama mesencher o algo así?.
  • Supongo que si, el Vista que es el que tu usas, suele llevarlo instalado.
  • Y… ¿Donde está?.
  • Bueno, para encontrarlo ten en cuenta que si intentas buscar algo de el, se llama “Messenger” con dos “eses” y los de Microsoft lo instalan en Windows Live.
  • Vale y eso para que me sirve.

De momento me quedo pensando… tiene razón. Explicarle esto a otra persona, probablemente le serviría de algo, pero decirle esto a el era hablar por gastar saliva.

  • Vale, ve a inicio y busca Windows Live Messenger, si no lo encuentras ahí, ve a todos los programas, y dentro de ahí…
  • ¡Eh! ¡espera!, ¡espera!… ¿tu te crees que yo soy informático?. A ver paso a paso, despacito y dime donde está cada cosa.

Respiro hondo… suspiro …. suspiro … me tranquilizo un poco.

  • Bien, mira a la parte inferior de la pantalla, veras que te aparece una barra con un montón de iconitos pequeños a la derecha. Si miras a la izquierda de la barra, veras un circulo que dentro contiene el logotipo del Windows, que por cierto y antes de que me lo preguntes, es una bandera dividida en cuatro colores.
  • Hombre, tampoco soy tan torpe, eso ya lo sabia.

Me quedo con ganas de contestarle, pero sigo…

  • Bueno pues picale encima con el botón derecho del ratón, entonces te abrirá una lista en la que debes buscar Windows Live Messenger. ¿Esta ahí?
  • Si.
  • Vale, pues ya lo tienes, pulsa encima y ya esta.
  • Si, pero me pide una cuenta de no se que Live.
  • Vale, ¿tu tienes correo de hotmail?.
  • El e-mail.
  • Si, eso.
  • Si, claro, me cree la cuenta el otro día.
  • Vale, pues ahí tienes que introducir el correo y si te pide una contraseña, es la misma que el correo.
  • ¡Ahhhhhhhhhh!, vale gracias. Lo pruebo y luego te llamo.

Cuelgo y me quedo un momento pensando… la duda me corroe, pero si le digo algo, se pensara que lo tengo por idiota, así que espero a que llame.

Al cabo de mas de media hora me llama todo enfadado.

  • Oye es mentira, no me sirve la cuenta de correo, dice que no existe.

Suspiro un momento. Seguro que mis temores eran ciertos…

  • Perdona, ¿me puedes decir tu dirección completa de correo?.
  • Pues claro, es albertoxxxxx@terra.es
  • Muy bien… ¿tu sabes lo que es una cuenta de hotmail?.
  • Una dirección de e-mail me habías dicho.
  • Si, pero la tuya es de terra, no de hotmail.
  • ¿Y eso que tiene que ver?

Me entran unas ansias asesinas increíbles, pero tengo que calmarme. Bastantes estrés tengo hay en el trabajo, como para tenerlo en mis ratos libres.

  • Alberto, ¿alguna vez te he enviado un poquito mas allá de a tomar p’ol saco?.
  • ¡Eh!, no te pongas así, que el que lo explicas mal eres tu.

Encima aguanta eso.

  • Vamos a ver alma de cántaro, create una nueva cuenta de correo en hotmail o Windows Live, como prefieras llamarle. Esta vez acuérdate de la contraseña que le pones, no te pase como la otra vez y con ese usuario y contraseña podrás acceder al Messenger. ¿Lo tienes claro?.
  • Si, pero si tengo ya un e-mail, ¿me dejara crear otro?.

Ahí me pase casi veinte minutos ayudándolo a darse de alta en el correo, enseñarle como se entraba y finalmente conectando el Messenger.

Por cierto, luego me entere que lo quería porque su colega del trabajo le dijo que podían hablar por el en el chat.

Pero esa ya es otra historia.