Esclavismo en Benin

Situacion Benin Para la mayoría de nosotros que a pesar de estar tan cerca de África, nos queda tan lejos que no conocemos casi nada del continente negro y puede que precisamente por ello no nos hayamos preocupado mucho por este continente.

  Para aquellos que en algún momento, se han preocupado por mirar un mapa, seguramente les suene poco el nombre de República de Benin. Para subsanar un poco, este descuido, quiero informar, desde estas humildes líneas, que se encuentra en una zona en la cual, muchas personas fueron convertidas en esclavos por los barcos esclavistas. Puede que tampoco les suene mucho si les digo que fue protectorado francés. Finalmente y quizás, para acabar con las suposiciones, les suene más si les hablo de Dahomey, pues era el nombre que tenia antes de su independencia.

 Este, es un país del cual deberíamos conocer un poquito mas. En menos de cien años su población se ha multiplicado por diez, ha pasado de 850.000 a unos ocho millones y medio, a pesar de la nueva esclavitud que sufren los niños que se compran a sus padres por quince euros y los llevan a otro país como por ejemplo Costa de Marfil a recoger cacao por manos de negreros.

 Parece mentira que un reino que llego a tener un ejercito de amazonas, haya caído en un nuevo esclavismo y en la ruina mas absoluta, aunque después de ver como se las gastaban y la forma en que se asesinaba a los propios reyes, casi no se puede esperar mucho mas. Gracias a Dios, estamos ya en el siglo XXI y se supone que debemos evolucionar a algo mejor.

Chocolat

Portada Chocolat Curiosa historia conde se cruza lo tradicional con lo moderno, la independencia con el machismo mas retrogrado, lo divino con lo humano.

  Las historias humanas se enlazan y se cruzan sobre una base de cacao. El chocolate esta presente, tanto liquido como solido, tanto en tartas como en bombones, tanto comprado como regalado.

  La historia de una madre y su hija que llegan a un pequeño pueblo, levantan las habladurías de la gente, tanto más cuando ella dice que no está casada y no quiere ir a la iglesia. Este debe ser pecado capital a juzgar por la actitud del alcalde, único noble y señor de los contornos. El nuevo cura, joven e inexperto se deja llevar por las directrices del alcalde, que a pesar de no ser mala persona, mantiene una mentalidad un tanto cerrada con respecto a las tradiciones y actitudes.

  Una bonita historia con belleza en las imágenes y en las relaciones que desarrollan los personajes. No existe el malo absoluto ni el bueno perfecto, todos tienen sus defectos y sus virtudes, aunque quizá unos más que otros, pues no se podría explicar la evolución de una mujer sin conocer al maltratador que la atemorizaba ni a la persona que quiere redimir y mejorar al maltratador.

  Aconsejable. Mi puntuación es 9 sobre 10. Quizás porqué eché en falta alguna cosa en la trama o el desenlace que hizo que no fuera, para mi, una película excelente.