Divisiones religiosas y políticas

 Muchas veces lo que no sale en las noticias parece que no existe, aunque también puede ser que no salga en las noticias simplemente por ser una cosa que ha pasado siempre desde los inicios de la humanidad.

division India-Pakistan Los conflictos de religión se han dado siempre de forma mas o menos cruenta. Árabes e israelíes están a la greña allá donde se encuentren. La india se hubo de dividir en dos países para las dos religiones mayoritarias, mientras yo me voy preguntando ¿que tiene que ver la religión con la política?.

 Puede que muchos no lo sepan, pero después de las escisiones Luteranas y Calvinistas, a la iglesia católica se le ha quedado para siempre el sambenito de la quema de brujas y herejes por la inquisición, cuando por cada persona condenada en España por la inquisición, en los países europeos no católicos, se condenaban casi cien, que no son pocos.Quema brujas Alemania

 Por lo visto, a estas alturas seguimos igual. No hace mucho y después de cuarenta años de luchas y problemas, en Filipinas van a separar una parte del sur del país para crear un estado musulmán. Cosa que me parece llamativa después de que en los USA estuviera a punto de ganar un candidato mormón y vuelvo a preguntarme: ¿Que tiene que ver la religión con la política?.

trafico bebes Filipinas En Filipinas, después de las inundaciones padecidas, el terremoto y los muertos habidos te puedes encontrar desde el trafico de bebes, en donde las mafias pagan a las madres embarazadas el billete de avión y todo para que lleven el niño al país en donde lo adoptarán hasta niñas obligadas a prostituirse.

 En medio de todo esto encuentras alguna noticia en la que te informa que decenas de enanos filipinos planean crear un poblado para gente de su estatura. Puede parecernos una noticia curiosa y hasta simpática, pero tiene bastante más sentido el unirse para crear un lugar en donde te encuentres cómodo porque cualquier cosa esté preparada en tamaño para tus necesidades mas básicas (tiendas, utensilios, casa, aseos, comida, etc.), que separarse por un motivo de creencias, en vez de intentar una convivencia más enriquecedora y tolerante para todas las partes.poblado enano Filipinas

 Puede que suene un poco utópico, pero si antaño hubo una época en la que convivieron las tres principales religiones de aquel momento en Toledo y hoy en día, en ciudades como Nueva York, te puedes encontrar personas de mas de cien cultos diferentes, no debiera ser tan complicado intentar convivir las diferentes religiones y ser un poco menos intransigentes con los demás.

El puente de Alcántara – Frank Baer

portada libro Aunque mis preferencias no se decantan demasiado por las novelas históricas, después de que me lo recomendaran, me puse a leer “El puente de Alcántara” de Frank Baer. Se me hizo un poco difícil de leer hasta que conseguí entender algunas de las cosas que aparecían en el libro.

 En primer lugar, el hecho del cambio de día a una hora diferente de la actual y las diferentes fechas según fueran cristianos, judíos o árabes, me dejo un poco desconcertada. La situación de los diferentes territorios en la península ibérica durante aquella época, la tenia bastante olvidada y tuve que revisarme algunos mapas con la situación de árabes y cristianos junto con las ciudades que cada uno tenia bajo su dominio.

 El hecho de estar escrito por un germano en vez de un hispano, quizás le da una perspectiva más imparcial y heterogénea a la novela. El hecho de ver escrito al-Qasr en vez de Alcázar, hizo que no consiguiera entender alguna situación hasta que conseguí asimilar la fonética y el entorno en que se desenvuelve.

 Los personajes que llevan el hilo de la historia son: Mohamed Ibn Amar, un poeta andaluz de origen árabe, Yunus Ibn al Ahwar, un médico judío, y Lope, un joven cristiano que ejerce de escudero. En sus movimientos a través de la novela nos irán mostrando diferentes situaciones y lugares al mismo tiempo que van evolucionando en su vida.

 Aunque no me gusto el final, debo reconocer que es una obra magnifica en la cual puedes aprender bastante gracias a la extensa documentación que acumulo el autor para realizar el libro. No es de extrañar que cuando visité los Reales Alcázares en Sevilla me sonara el nombre escrito en una de las placas que se encontraban en su interior.

 El personaje del Cid también aparece en la novela, aunque no es uno de los principales personajes, lo cual lo hace un poco más humano y menos “héroe” a ojos de quienes lean el libro.

 Yo lo puntuaría con un 9.5 sobre un 10 de máximo. Muy buen libro, pero me dejo con un mal sabor de boca al final, no porque fuera un mal final, sino por ser demasiado realista y consecuente con la trama.