Nov 02

Momentos de Soporte Tecnico Informatico

coche averiado Mi amigo Alberto del que ya he hablado alguna vez, trabaja ahora en un taller mecánico de reparación de vehículos. La ultima vez me pase por el taller porque no pude arrancar el coche del garaje. En un repente de venganza que me vino, le pregunte: Alberto, el coche no va ¿por que puede ser?.

 Me miró como si estuviera tonto y contesto: ¡Si no me dices mas cosas, como quieres que lo sepa!.

 ¡Si señor! Ese es mi Alberto. Ese es el personaje que un buen día me llamó a las doce de la noche y me dijo: ¡Oye! Que el ordenador no me va, ¿por que puede ser?.

 Genialidades como esta son moneda común en la vida de un técnico informático. Algunas de las frases que me han dicho me han convencido que debiera existir un máster para contestar de forma natural a cosas como:soporte técnico

  • ¿Habéis cambiado el programa a la fotocopiadora que ahora no va?.
  • El PC no va y yo no he tocado nada.
  • Me sale una pantalla azul… ¿eso es malo?.
  • El PC me tira el solo cosas del escritorio a la papelera.
  • Me he ido a tomar un café y cuando he vuelto el PC ya estaba así.
  • Debe ser un virus porque el PC esta encendido y en el monitor no se enciende ninguna luz.
  • “No va”. También usan “no funciona el cacharro” o “esto no chuta”.pantallazo azul
  • Aprieto el interruptor de la pantalla, pero el PC no se enciende.
  • “Se ha ido la luz de la oficina y el ordenador no me va”. (Esta fue genial)
  • “Me ha desaparecido una carpeta de archivos y ayer estaba ahí”. Después de mirar durante media hora, resulta que estaba en una unidad de red de otro PC que ahora está apagado.
  • Me salio un mensaje, lo acepte y ahora no va. (Ni siquiera miró que ponía el mensaje).

limpiando teclado Hay cien mil más de este tipo, pero hubo una en la que tuve una revelación divina para averiguar que había ocurrido. El caso es que se habían ido todos a tomar café y cuando volvieron a la mayoría de ordenadores se les había borrado algo. El gran misterio lo aclare al averiguar que la señora de la limpieza había pasado el paño a todos los teclados estando los ordenadores en marcha.

 No contenta con ello, quiso sacar el polvo que tenia la carcasa de un disco duro externo que estaba conectado al servidor dándole unos golpes para que cayera el polvo por las rendijas laterales. Por lo visto lo hacia siempre y nadie se le había quejado. ¡Grandioso!
¿Quien dijo que la vida en el soporte técnico era aburrida?

Jun 20

El “Fantastico” Alberto (toma 4)

Mi amigo Alberto es una de esas personas que te tocan como amigos, de la misma forma que te puede tocar la primitiva o un sarpullido. Llámame tiquismiquis, pero muchas veces las relaciones que realizan sus neuronas, me sobrepasan de largo y me pierdo a mitad de su razonamiento.

Ayer me volvió a llamar por teléfono…

  • Oye ¿te podrias pasar por mi casa?.
  • ¿Que te ocurre?.
  • ¡Me debe de haber entrado un virus!
  • ¿Como lo sabes?.
  • Porque no me deja entrar mis contraseñas ni me deja ir donde quiero, ademas se cambia de sitio solo.

Me deja mosqueado, es extraño, así que voy para su casa. Una vez sentado delante del ordenador, que sigue encendido; se me ocurre una cosa y le digo – Sientate tu y haz lo mismo que has hecho. – Me mira extrañado, pero se sienta y va a una pagina de juegos, pone su nombre y cuando esta poniendo la contraseña, veo que el cursor le salta a otro campo – ¡Ves, ya lo ha vuelto a hacer!. – Lo miro a el, miro la pantalla, miro el teclado y le pregunto – ¿Puedes decirme que contraseña tienes?. – Me mira con la boca abierta y me dice – Claro, es… 2266.

Casi me huelo lo que pasa. Prueba a introducir la contraseña con los numeros de ls parte de arriba de las letras.

Alberto lo introduce y asombrado me dice – Ahora funciona.

Le pregunto si sabe que es el “Caps Lock” y el “Num Lock” y me dice que ni idea. Me confirma que cuando tiene que poner algo en mayusculas mantiene apretada la tecla Shift todo el rato. Me toca explicarle que cuando la luz de la tecla “Num Lock” esta desactivada, a la derecha del teclado alfabetico no hay numeros, sino que son teclas de desplazamiento. Me cuesta casi un cuarto de hora que entienda las luces y las teclas “Caps Lock” y “Num Lock”.

Luego de esto me siento un poco como House cuando dice que todos los pacientes mienten, aunque a veces es simplemente que quieren automedicarse.

Jun 14

El “Fantastico” Alberto (toma 3)

El inefable Alberto me volvió a llamar por una pequeña duda.

  • Hola, veras, tengo una duda… ¿mi ordenador tiene una cosa que se llama mesencher o algo así?.
  • Supongo que si, el Vista que es el que tu usas, suele llevarlo instalado.
  • Y… ¿Donde está?.
  • Bueno, para encontrarlo ten en cuenta que si intentas buscar algo de el, se llama “Messenger” con dos “eses” y los de Microsoft lo instalan en Windows Live.
  • Vale y eso para que me sirve.

De momento me quedo pensando… tiene razón. Explicarle esto a otra persona, probablemente le serviría de algo, pero decirle esto a el era hablar por gastar saliva.

  • Vale, ve a inicio y busca Windows Live Messenger, si no lo encuentras ahí, ve a todos los programas, y dentro de ahí…
  • ¡Eh! ¡espera!, ¡espera!… ¿tu te crees que yo soy informático?. A ver paso a paso, despacito y dime donde está cada cosa.

Respiro hondo… suspiro …. suspiro … me tranquilizo un poco.

  • Bien, mira a la parte inferior de la pantalla, veras que te aparece una barra con un montón de iconitos pequeños a la derecha. Si miras a la izquierda de la barra, veras un circulo que dentro contiene el logotipo del Windows, que por cierto y antes de que me lo preguntes, es una bandera dividida en cuatro colores.
  • Hombre, tampoco soy tan torpe, eso ya lo sabia.

Me quedo con ganas de contestarle, pero sigo…

  • Bueno pues picale encima con el botón derecho del ratón, entonces te abrirá una lista en la que debes buscar Windows Live Messenger. ¿Esta ahí?
  • Si.
  • Vale, pues ya lo tienes, pulsa encima y ya esta.
  • Si, pero me pide una cuenta de no se que Live.
  • Vale, ¿tu tienes correo de hotmail?.
  • El e-mail.
  • Si, eso.
  • Si, claro, me cree la cuenta el otro día.
  • Vale, pues ahí tienes que introducir el correo y si te pide una contraseña, es la misma que el correo.
  • ¡Ahhhhhhhhhh!, vale gracias. Lo pruebo y luego te llamo.

Cuelgo y me quedo un momento pensando… la duda me corroe, pero si le digo algo, se pensara que lo tengo por idiota, así que espero a que llame.

Al cabo de mas de media hora me llama todo enfadado.

  • Oye es mentira, no me sirve la cuenta de correo, dice que no existe.

Suspiro un momento. Seguro que mis temores eran ciertos…

  • Perdona, ¿me puedes decir tu dirección completa de correo?.
  • Pues claro, es albertoxxxxx@terra.es
  • Muy bien… ¿tu sabes lo que es una cuenta de hotmail?.
  • Una dirección de e-mail me habías dicho.
  • Si, pero la tuya es de terra, no de hotmail.
  • ¿Y eso que tiene que ver?

Me entran unas ansias asesinas increíbles, pero tengo que calmarme. Bastantes estrés tengo hay en el trabajo, como para tenerlo en mis ratos libres.

  • Alberto, ¿alguna vez te he enviado un poquito mas allá de a tomar p’ol saco?.
  • ¡Eh!, no te pongas así, que el que lo explicas mal eres tu.

Encima aguanta eso.

  • Vamos a ver alma de cántaro, create una nueva cuenta de correo en hotmail o Windows Live, como prefieras llamarle. Esta vez acuérdate de la contraseña que le pones, no te pase como la otra vez y con ese usuario y contraseña podrás acceder al Messenger. ¿Lo tienes claro?.
  • Si, pero si tengo ya un e-mail, ¿me dejara crear otro?.

Ahí me pase casi veinte minutos ayudándolo a darse de alta en el correo, enseñarle como se entraba y finalmente conectando el Messenger.

Por cierto, luego me entere que lo quería porque su colega del trabajo le dijo que podían hablar por el en el chat.

Pero esa ya es otra historia.

Jun 08

El “Fantastico” Alberto (toma 2)

El amigo Alberto es unico e irrepetible, hace poco os contaba su descubrimiento (o mas bien encontronazo) con internet y su forma mas basica Windows + internet explorer + google. Pues eso fue solo el apertivo de lo que se teje entre el y la tecnologia.

Ayer iba caminando por la calle y me sono el telefono movil. Miro quien era y me sorprendio ver que era Alberto. Descuelgo…

  • Hola Alberto, dime.
  • ¡Oye!, ¿me puedes decir mi direccion de correo electronico?.

Me quedo en blanco… me pregunto en silencio ¿cuando me la ha dicho?, no sabia que la tuviera…

Al ver que no contestaba me dice:

  • ¿Me has oido?, ¿me escuchas?.
  • Si, claro, pero… ¿cuando me la has dicho?.
  • ¿El que?.
  • Tu e-mail.
  • No, yo no te pregunto por el mail ese que me dices, yo te pregunto por mi direccion de correo electronico.
  • … Esto… Alberto, Correo electronico es lo mismo que e-mail, que significa electronic-mail.
  • Coño, y yo que se. A mi lo que me dicen en la pagina es que ponga mi correo electronico. ¿Cual es?.
  • A mi no me lo has dicho, yo que se cual sera.
  • ¡Hombre! – me dice todo convencido – El otro dia que me configuraste internet, lo debiste poner.

Lo ha vuelto a hacer, me ha descolocado totalmente. Timidamente le pregunto.

  • ¿Que tiene que ver?
  • Pues que no podrias haber configurado la internet si no tenias el correo electronico.
  • ¿Quien te ha dicho eso?.
  • Mi compañero de trabajo, que entiende un huevo de internet.

Me callo, a ver como le explico que o su compañero le esta vacilando o no tiene ni repajolera idea de lo que habla. “suspiro”… “suspiro”…

  • No es necesario tener ningun correo para conectarte a internet. Una vez estas en internet, puedes buscar a alguien que tenga un servicio de correo gratuito y apuntarte.
  • ¿y me lo dan?.
  • Si, a cambio de algo de propaganda tienes alguno gratuito.
  • ¿Entonces que hago?.

Aquí me tiro un cuarto de hora largo explicandole quienes le pueden servir, como darse de alta y sobre todo que guarde la contraseña de acceso en un sitio seguro y accesible. Me da las gracias y se despide.

Al cabo de una hora me llama otra vez.

  • Oye, perdona que te llame, pero… ¿como puedo recuperar la contraseña que he puesto?.
  • Pues entras a la pagina y en configurar correo, posiblemente la puedas cambiar.
  • Pero es que no puedo entrar…
  • ¿y eso?.
  • Es que… – duda un momento – Me he olvidado de que contraseña he puesto.

Definitivamente, cada dia mas estoy convencido que tendria que haberme dedicado a otra cosa en vez de a la informática.

Jun 02

El “Fantastico” Alberto (toma 1)

Se me acerca un día mi amigo Alberto y me dice todo alegre:

–  Ya tengo la Internet en casa, a ver cuando puedes pasar y me explicas como funciona.

Me pillo desprevenido y con toda mi buena intención le digo… -Cuando quieras. –

Me contesta -¿Qué tal esta tarde?.

Ya esta liada, tenía cosas que hacer, pero me sabe mal y me acerco a su casa.

Me encuentro con un portátil con Windows Vista y un router de telefónica. En principio tiene conexión porque han venido a configurársela. Veo que le han puesto los filtros a los teléfonos y que tiene configuración por wifi para la conexión con el portátil. Veo que le han configurado una encriptación WEP, cosa que no me convencía demasiado porque no veía que se hubiera usado ningún filtrado MAC ni IP. Sigo mirando y veo que tiene antivirus pero no le veo ningún firewall. Veo que el PC va lento y es que ya se ha puesto a descargarse las actualizaciones del Vista.

Arranco el Internet Explorer (sigue sin gustarme), porque no estaba ni el Firefox ni el Chrome ni el Opera ni el Safari, o sea que hay que lidiar con lo que hay. Veo que en principio navega correctamente y le instalo los típicos plugins del Flash player, la última versión del Acrobat Reader y los Codecs del Div-x. Compruebo que todo funciona correctamente, le explico todo lo que hay, lo que he visto y lo que no me convencía, pero que en principio puede trabajar con el. Mientras le explico las cosas de la forma más sencilla posible, me escucha todo concentrado y al acabar me da las gracias, me acompaña a la puerta y se despide de mí.

Estando ya en mi casa con la familia y siendo las 23:00, me llama por teléfono todo preocupado. Mientras me habla, escucho una música de fondo que me suena mucho, mientras el me explica. – Oye, que esto no funciona, me aparece en la pantalla un comecocos y no me deja quitarla –

De pronto me acuerdo, era el aniversario del PacMan y Google había puesto el juego con las letras del GOOGLE. La música era la del PacMan sonando a toda leche. – No te preocupes – le digo, -Si puedes baja el volumen y para cerrarlo, vete a la parte superior derecha de la pantalla o la ventana en la que estas y púlsale con el ratón donde encuentres un botón con una “X”.

– A mi no me aparece eso que me dices, yo no tengo ninguna X ni ninguna aspa ni ningún botón en la parte de arriba a la derecha –

– No pasa nada – intento relajarme un poco, no es el primer caso de desconocimiento informático total con el que me encuentro. – Pulsa las teclas ALT + F4 –

– Yo no tengo esas teclas en este ordenador –

Intento relajarme un poco… -Si, mira la parte inferior del teclado, hay una barra larga que es la barra espaciadora y a la izquierda de ella hay una tecla que pone ALT –

– Ah! Ya la veo, pero pone “ALT GR”.

Noto como me pongo nervioso por momentos… – Esa izquierda no, tu otra izquierda –

– Ah! … si … ya la veo… – me dice.

Me relajo un poco… – Bien, pues pulsa esa tecla y la F4 –

– Ya esta …. Pero no hace nada – Me dice todo preocupado, – Pulso las tres teclas y no pasa nada. –

¿¿¿??? – Tres teclas … ¿Qué tres teclas? –

– Pues esa que tu me has dicho, la F y el 4. –

Me siento desmoralizado, de la forma mas suave y mas tranquila posible le contesto … – Vamos a ver, mira la parte de arriba del teclado, veras que hay unas teclas en las que pone F1, F2, F3, F4 …

– Yo solo veo unas que pone 1, 2, 3, 4, 5, … –

– Casiiiiiiii …. Un poquito mas arriba y las encuentras.

– Ah? … ya las veo … la pulso . . . . . . . . . . . . . . . . . . no hace nada. –

Vuelvo a estar más tenso que una cuerda de piano, llevamos casi veinticinco minutos de teléfono para cerrar una ventana de Windows. – Vamos a ver, primero pulsa con un dedo la tecla “Alt” y sin soltarla, aprieta con otro dedo, solo una vez, la tecla F4”. –

De momento oigo pararse la música y un grito de alegría de mi amigo Alberto diciendo … – Ya funciona, se ha cerrado, menos mal.

Eso fue el primer soporte técnico (muy resumido) de media hora de teléfono con el fantástico Alberto, mi amiguete. Si tengo tiempo, os iré contando unas cuantas conversaciones mas que he mantenido con el gracias a Internet.