Esa Tele

tv ¿Son los programas televisivos actuales peores que los antiguos?. Es una pregunta recurrente que cada cierto tiempo vuelve a aparecer, al igual que si fuera una leyenda urbana.

 Creo que nos hemos vuelto mas difíciles de contentar. Antes, con un programa como las galas que se celebraban los sábados por la noche o en nochevieja, nos lo pasábamos estupendamente. Hoy en día nos aburren y nos parecen casposas y aburridas. Lo mismo ocurre con las enésimas versiones de Gran hermano, Operación triunfo, supervivientes y demás programas similares.cotilleos

 Lo nuevo sorprende y lo repetitivo cansa y aburre. El problema es que cada vez nos sorprenden menos cosas. Vivimos en un mundo con grandes cantidades de distracciones y ocio que si bien antaño te servían para evadirte de una vida monótona y repetitiva debido a las pocas ocasiones de ocio disponibles, hoy nos hemos vuelto muy exigentes debido a la gran variedad y oferta de ocio y diversión.

 Lo extraño del tema es que siguen llamando la atención los temas de pueblo provinciano llevado a nivel supranacional, es decir; en vez de cotillear lo que hace la vecina del primero izquierda, nos dedicamos a ver los programas donde aparecen la vida y miserias de personajes, conocidos o no, por una gran cantidad de gente.

el circo de Salvame Los programas sorprendentemente llamados “rosa”, donde chillidos, insultos y descalificaciones, cada vez tienen más adeptos/as. Suelen recibir muchas criticas de las personas que los ven, criticando las situaciones en que colocan a las personas que van al programa.

 A mi, francamente esto me desconcierta bastante, porque vamos a ver… Si un programa tiene audiencia es porque a la gente le gusta y lo ve. Si no tuviera audiencia, lo quitarían de la emisión. Por lo tanto, la mejor forma de hacer que quiten de la programación un programa que no te gusta, es dejando de verlo.

 Parece que esta tesis no es correcta. ¿En que me baso?… La primera premisa, es que cuando conocidos míos hablan de un personaje al que han tratado mal en uno de esos programas, a mi me toca preguntar… ¿ese/a quien es y a que se dedica?. No conozco a casi la totalidad de ellos/as, mientras que los demás si. La segunda premisa es que me ponen de vuelta y media cuando les digo que si ellos no miraran los programas, no les harían eso.

 Conclusión. Que cada uno piense y mire lo que quiera. Yo por mi parte creo que seguiré como hasta ahora. Me encanta la cantidad de tiempo que aprovecho gracias a la estupenda programación.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*