El “Fantastico” Alberto (toma 2)

El amigo Alberto es unico e irrepetible, hace poco os contaba su descubrimiento (o mas bien encontronazo) con internet y su forma mas basica Windows + internet explorer + google. Pues eso fue solo el apertivo de lo que se teje entre el y la tecnologia.

Ayer iba caminando por la calle y me sono el telefono movil. Miro quien era y me sorprendio ver que era Alberto. Descuelgo…

  • Hola Alberto, dime.
  • ¡Oye!, ¿me puedes decir mi direccion de correo electronico?.

Me quedo en blanco… me pregunto en silencio ¿cuando me la ha dicho?, no sabia que la tuviera…

Al ver que no contestaba me dice:

  • ¿Me has oido?, ¿me escuchas?.
  • Si, claro, pero… ¿cuando me la has dicho?.
  • ¿El que?.
  • Tu e-mail.
  • No, yo no te pregunto por el mail ese que me dices, yo te pregunto por mi direccion de correo electronico.
  • … Esto… Alberto, Correo electronico es lo mismo que e-mail, que significa electronic-mail.
  • Coño, y yo que se. A mi lo que me dicen en la pagina es que ponga mi correo electronico. ¿Cual es?.
  • A mi no me lo has dicho, yo que se cual sera.
  • ¡Hombre! – me dice todo convencido – El otro dia que me configuraste internet, lo debiste poner.

Lo ha vuelto a hacer, me ha descolocado totalmente. Timidamente le pregunto.

  • ¿Que tiene que ver?
  • Pues que no podrias haber configurado la internet si no tenias el correo electronico.
  • ¿Quien te ha dicho eso?.
  • Mi compañero de trabajo, que entiende un huevo de internet.

Me callo, a ver como le explico que o su compañero le esta vacilando o no tiene ni repajolera idea de lo que habla. “suspiro”… “suspiro”…

  • No es necesario tener ningun correo para conectarte a internet. Una vez estas en internet, puedes buscar a alguien que tenga un servicio de correo gratuito y apuntarte.
  • ¿y me lo dan?.
  • Si, a cambio de algo de propaganda tienes alguno gratuito.
  • ¿Entonces que hago?.

Aquí me tiro un cuarto de hora largo explicandole quienes le pueden servir, como darse de alta y sobre todo que guarde la contraseña de acceso en un sitio seguro y accesible. Me da las gracias y se despide.

Al cabo de una hora me llama otra vez.

  • Oye, perdona que te llame, pero… ¿como puedo recuperar la contraseña que he puesto?.
  • Pues entras a la pagina y en configurar correo, posiblemente la puedas cambiar.
  • Pero es que no puedo entrar…
  • ¿y eso?.
  • Es que… – duda un momento – Me he olvidado de que contraseña he puesto.

Definitivamente, cada dia mas estoy convencido que tendria que haberme dedicado a otra cosa en vez de a la informática.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*