Comiendo para subsistir

crisis y pescadilla Vivimos en una época complicada y en un país problemático. Nadie tiene una solución maravillosa y llevamos mucho tiempo con la pescadilla que se muerde la cola.

Últimamente hablo mucho mas con personas que hace mucho que no veía. Antes trabajaban y ahora no tienen trabajo. Se puede apreciar cada vez mas en las puertas de los colegios. Antaño solo habían madres con sus hijos y casi ningún padre con los suyos. Actualmente hay casi tantos padres como madres.

Padres en puerta colegio Pero ¿qué ocurre con las personas que trabajan?. Hablo con ellas y todas me comentan lo mismo: En cines, en gimnasios, en hipermercados, en tiendas de ropa, en librerías, en tiendas de barrio, etc. se ve mucha menos gente y esto hace que se tenga menos trabajo y a la vez se cierren más negocios y se despida a mas gente. Si no hay dinero no se compra.

 En el súper del barrio, en la carnicería, en la verdulería, se compra día a día lo justo para pasar. Aquello tan cacareado que la gente tiene que comer y es una buena idea un negocio de comida, cada vez es menos cierto. Se tiene que comer, si, pero cada vez menos y según que cosas.

especulacion alimentos A pesar de las subidas brutales de los alimentos provocadas por la especulación alimenticia, se sigue comprando comida, pero los productos más básicos son los que más han subido: Huevos, patatas, pan, harina, pasta, arroz, lácteos, legumbres, fruta y verdura han sido algunos de los más afectados.

Pero si uno se quiere cabrear de verdad, solo hay que preguntar a los agricultores y ganaderos ¿que porcentaje les pagan de mas con respecto al año 2000? . Ya les digo yo que no llega ni al 5% del aumento que nos cobran a nosotros y eso, señores; ni es justo, ni para el productor ni para el consumidor.

One thought on “Comiendo para subsistir

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*