Cartas en el asunto (Going Postal)

Portada Cartas en el asunto Novela trigesimotercera de la serie del mundodisco. Corresponderia a la cuarta y última novela en la saga de la revolución industrial, aunque no sea continuación de las otras y tiene referencias claras con la saga de la guardia nocturna en particular, debido a personas y cosas como con Lord Vetinari, los clacs, Ankh-Morpork, los golems… aunque, bueno, para saber mas de estos ultimos habia que leerse la de “pies de barro” y para conocer los origenes de Lord Vetinari habria que leerse “Ronda de Noche“.

La oficina de correos de Ankh-Morpork hace años que no está operativa debido a una serie de desgraciadas coincidencias. Las cartas en su interior estan amontonadas y a la espera de ser repartidas. La unica salida que le queda a un habil timador condenado a muerte, sera convertirse en el director de la oficina y hacer algo mientras piensa como fugarse.

Esta novela, conjuntamente con “La Verdad“, han sido las que más me han hecho reirme en los ultimos tiempos. El tema del coleccionismo, sobre todo el filatelico, adquiere una curiosa perspectiva en esta novela. Los carteros y todo su mundo, adquieren una dimensión extraña, misteriosa y extraordinaria. Parece que el mismo Hermes o Mercurio (en su versión latina) con todas las astucias heredadas de su padre, hubiera llegado al mundodisco en la persona de Humedo Von Mustachen para dirigir la oficina hasta con su gorra alada de color dorado.

A pesar de que no lo entendí, por lo visto la comunicacion por el tronco y los clacs en la novela, tiene que ver algo con la informatica y las comunicaciones, pero como eso no lo entiendo, creo que divertira a aquellos que lo entiendan.

La recomiendo sin ninguna duda. Es una novela que nadie deberia perderse. Como muestra, unas frases…

…………………..

-Creo que sí- Dijo Húmedo.

-No creo que pueda, señor.

-Puedo, de verdad.

-Creo que no, señor.

-¡Si puedo! ¿de acuerdo?- Grito Húmedo -.¿Se cree que no veo todos esos pequeños contornos de tiza? Y ahora ¿podemos continuar antes de que vomite?.

-Esto… por supuesto, señor- dijo Ardite -¿Ha oido usted hablar de Jodido Estupido Johnson? Es bastante famoso en esta ciudad.

…………………..

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*