Aceptando la letra pequeña

me gusta Cada día me encuentro con más sorpresas cuando navego por internet. Es curioso que la gran mayoría de la gente acepte cualquier cosa en cualquier página de internet y que lo acepte sin tan siquiera pararse a pensar lo lícito o ilícito de aquello que acepta.

 El botón de “me gusta” o aquello de hazte seguidor en Facebook en una de tantas. Si nos damos cuenta, nos dicen que van a poder acceder a nuestra cuenta y dejar cosas en nuestro muro, de forma que aquello que hemos guardado nosotros tan celosamente de nuestra intimidad o que hemos perdido un montón de tiempo en configurar para protegerlo, queda al descubierto en un santiamén.Paypal

 No es el único, hay muchos lugares en donde si vemos sus condiciones de uso (o abuso), son al menos bastante chocantes. Paginas de bancos on-line o de compra por internet, en donde aceptamos someternos a lo que dicte un jurado de Ilinois, Sidney o Luxemburgo. Tanto más curioso, por cuanto de por si ya hay bastante leyes injustas, retrogradas o desfasadas en nuestro país, como para someternos a las especulaciones mentales de los legisladores de allende nuestras fronteras.

Amazon Una de las últimas que me llamó la atención, fué al ir a darme de alta en Amazon y leer sus condiciones de uso y venta. En el apartado “8. Opiniones, comentarios, comunicaciones y otros contenidos” se dice que podemos escribir cualquier comentario siempre que “no infrinja derechos de propiedad intelectual” y que cualquier cosa que escribamos, Amazon puede hacer lo que le de la real gana con ello, publicarle, modificarle, tergiversarle, etc. Pero ahí no acaba la cosa, pues más abajo se puede leer: “Acepta renunciar a su derecho de ser identificado como el autor de dicho contenido y a su derecho de oponerse al trato improcedente de dicho contenido”.

 Condiciones abusivas on-lineEn pocas palabras y tan como yo lo entiendo, esto significa que no permito que nadie infrinja la propiedad intelectual para que nadie me demande, mientras que la propiedad intelectual de los demás me la paso por el forro y encima hago que firmen que no pueden demandarme. ¡Genial!.

 Este tipo de contratos On-Line, son similares a los de las empresas de telefonía, la banca virtual e incluso las licencias de software de grandes y reconocidas empresas (supongo que no hace falta nombrar ejemplos).

 Me enfado bastante cuando no tengo otra opción que aceptar una serie de condiciones abusivas, entre otras cosas, porque yo soy el cliente y soy el que debiera poner las condiciones, no al contrario. La pregunta que entonces me hago es… ¿Se persiguen las condiciones abusivas de las empresas de internet con el mismo ahínco que se pone en la lucha contra la piratería?. ¿A cuantos responsables de condiciones abusivas se han detenido y a cuantos delincuentes informáticos.

 Puede que el problema sea el que temían aquellos pequeños hombrecillos azules de Pratchett: los abogados.

One thought on “Aceptando la letra pequeña”

  1. Esto es lo de siempre mientras todo va bien no pasa nada, pero cuando se complique reventara por todos lados.Te lo ponen todo muy bonito,la fachada es lo que entra por el ojo,y luego te la meten doblada.
    Un slaudo Animate

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*